Entendiendo la importancia de los servicios ecosistémicos que prestan los ecosistemas de  manglar en el Departamento, CODECHOCÓ, en cumplimiento de su objetivo misonal  y  la implementación de estrategias para el fortalecimiento de la gobernanza forestal, desde la vigencia 2020 viene realizando el monitoreo de parcelas permanentes de manglar en  los municipios de Bajo Baudó, Nuquí y Unguía.

A la fecha, la Corporación  ha monitoreado un total de 45 parcelas, donde se lleva el registro y se evalua el crecimiento de los bosques de manglar, los impactos que pueden afectar este recurso natural y los  principales servicios ecosistemicos que estos brindan a las comunidades de la zona.

Para el municipio de Nuquí, el monitoreo se realizó en las comunidades de Tribugá, Jurubirá, Coqui, y panguí. Para el Bajo Baudó, este se llevó a cabo en Virudó, Pizarro, Usaragá, Sivirú, Guineal y finalmente, en Unguía, en la zona del Consejo Comunitario COCOMAUNGUIA.

Arnold Alexander Rincón López, Director General de Codechocó; aseguró que, con la información arrojada en cada monitoreo, la entidad obtiene información técnica que marca la ruta para tomar acciones frente al uso y manejo de manglar; y de esta manera propender por su conservación; ya que son de gran importancia para mitigar las afectaciones por el cambio climático, hábitat de una numerosa biodiversidad y fuente de sostenibilidad alimenticia y de desarrollo económico para las comunidades locales. 

En el Chocó, hay una extensión aproximada de 69.490 hectáreas de manglar de las cuales el 23% son protegidas por la Corporación, de manera conjunta con las comunidades a través de los DRMI ubicados en los municipios de Unguía, Nuquí, Bajo Baudó y Acandí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat